19/9/14

Año Platero. Capítulo L. Una flor en el camino


                                 
Imagen editada a partir de créditos de la imagen

“¡Qué pura, Platero, y qué bella, esta flor del camino! Pasan a su lado todos los tropeles -los toros, las cabras, los potros, los hombres,- y ella, tan tierna y tan débil, sigue enhiesta, malva y fina, en su vallado triste, sin contaminarse de impureza alguna.
Todos los días, cuando, al empezar la cuesta, tomamos el atajo, tú la has visto en un puesto verde. Ya tiene a su lado un pajarillo, que se levanta -¿por qué?- al acercarnos, o está llena, cual una breve copa, de agua clara de una nube de verano; ya consiente el robo de una abeja o el voluble adorno de una mariposa.

Esta flor vivirá pocos días, Platero; pero su recuerdo ha de ser eterno. Será su vivir como un día de tu primavera, como una primavera de mi vida. Ay! ¿Qué le diera yo al otoño, Platero, a cambio de esta flor divina, para que ella fuese, diariamente, el ejemplo sencillo de la nuestra?”

  • CAPÍTULO 50. Una flor en el camino
    • Diccionario Platero TIC
      • tropeles, enhiesta, malva, atajo, consiente, voluble, eterno, divina.

¿Con qué creéis que compara la flor? ¿Creéis que, cuando Juan Ramón le dice a Platero que la flor vivirá poco, está pensando en lo rápido que pasa la vida?
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario